Más medios para menos resultado, publicidad poco efectiva.

Me ha llamado la atención este primer anuncio de televisión por lo siguiente: su argumento es simpático y fresco, así como el ritmo de escenas y tomas lo hacen interesante; el mensaje es claro y persuasivo. Por desgracia, los guionistas deberían fijarse bien en cada palabra empleada y documentarse bien: “apuntándote a un curso de inmersión sin bombona“. ¡Error! Solemos emplear ese término erróneamente. A decir verdad, los gases comprimidos aptos para ser respirados van en “botella“. Pulsa sobre este texto para visitar un enlace que lo explica en términos sencillos.
A todas estas, ¿qué diferencia hay entre el eslogan de Acuarius y el de Red Bull? En este artículo dí mi versión: http://www.aitorlarumbe.com/publicidad-para-expresar-un-subidon/

¿Qué le pasa a este segundo anuncio? Bueno, sencillamente parece una superproducción, pero es más que redundante en su argumento de “un mundo generoso para todos, sin importar creencias ni credos… comparte tu cocacola con quien lo necesite”… hasta la saciedad y el aburrimiento. Los planos rodados están bien estudiados, aunque en mi opinión falla un poquito la continuidad cinematográfica de las escenas al final. Te propongo que hagas una prueba: pon el vídeo del anuncio a una persona que no haya leído estas instrucciones: Una vez visto pregúntale cuántos personajes había y cuáles eran o bien si había uno principal, qué es lo que más le ha impactado, cuál cree que es el mensaje del anuncio, de qué podía ir la canción que se escucha, cuántas veces necesitaría verlo para comprenderlo mejor y si cree que hay publicidad subliminal o es de lo más explícita. Bueno, yo te digo que había 7 personajes: 1) el joven que compra la cocacola en el puesto de perritos 2) muchacha de la guitarra 3) la monja 4) un socorrista  5) el entrenador de delfines 6) el naufrago que llega a la playa 7) el dueño del puesto de perritos destruído por meteoritos. Luego, la animación de cocacola deja un final abierto para el espectador. La música que se escucha es “Put a little love in your heart”, cuya letra es muy sugerente, si no es porque en España no destacamos precisamente por nuestro nivel de inglés y es como echar de comer margaritas a los cerdos. No obstante suena bonito y acompaña bien el spot publicitario.
En algún sitio leí una vez: “Con más tecnología demostraríamos nuestra total incompetencia”.